Proceso de Selección

Quiénes pueden participar en SIPAL

Criterios de seleccción de las buenas prácticas
Temas y subtemas
Cómo postular a SIPAL
Qué son las buenas prácticas
 


 


Comunidad de Aprendizaje Puente: capacitación profesional para el acompañamiento psicosocial de familias en situación de extrema pobreza.


Organismo: Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO Chile, Área de Educación y Fondo de Solidaridad e Inversión Social, Ministerio de Planificación y Cooperación, Gobierno de Chile.


Temática: Pobreza; Educación.
.
País: Chile

I. Resumen de la experiencia

El Programa Puente representa una innovación radical en la tradición de política social en Chile. A su vez, la Comunidad de Aprendizaje Puente ha operado como un dispositivo para asegurar la calidad y efectividad de la intervención social del Programa Puente, que ha permitido llevar a cabo tres tareas fundamentales para el éxito de dicho programa.

• La capacitación de los y las profesionales a cargo del apoyo psicosocial con las familias en situación de extrema pobreza y exclusión social con un enfoque de aprendizaje a partir de la práctica y desarrollo y fortalecimiento de competencias.

• La producción y gestión del conocimiento, generando las instancias para el intercambio y la construcción colectiva de los aprendizajes y proponiendo los mapas conceptuales pertinentes para su elaboración teórica y metodológica.

• El acompañamiento emocional a los y las profesionales que realizan la intervención social, generando instancias de contención emocional, de autocuidado y de construcción de climas grupales y de equipo favorables al desarrollo de relaciones de cooperación, cuidado mutuo y desarrollo personal de cada uno de sus miembros.

II. Objetivos esperados con la implementación de la práctica

El Programa Puente opera en un ambiente de alta complejidad social y cultural, de modo que el acompañamiento psicosocial a las familias en situación de extrema pobreza y exclusión social está constantemente abierto a la emergencia de una muy amplia diversidad y variabilidad de situaciones, casos o problemas. Ello implica que (a) los conocimientos, las prácticas, las experiencias y los saberes previos de los y las profesionales que realizan la intervención requieren ser permanentemente revisados y actualizados; (b) que tanto los y las profesionales como el Programa Puente deben disponer de una gran capacidad para aprender desde su propia práctica de manera rápida y eficiente; y (c) que los y las profesionales que realizan la intervención deben disponer de acompañamiento profesional para manejar el estrés y desgaste personal producido por la intervención en un medio de alta complejidad psico-socio-cultural.

III. Contexto de la experiencia

El Programa Puente se inició el año 2002, bajo la responsabilidad del Fondo de Solidaridad e Inversión Social, FOSIS, del Ministerio de Planificación y Cooperación, MIDEPLAN, con el propósito de favorecer que 225.000 familias en situación de extrema pobreza y exclusión social se incorporen activamente a las oportunidades y posibilidades de bienestar y desarrollo personal y familiar que ofrece la sociedad chilena. Posteriormente, la Ley 19.949 del 5 de Junio de 2004 formalizó la creación del Sistema Chile Solidario, cuya puerta de entrada es el Programa Puente.

El Programa Puente opera con una estrategia de intervención integral dirigida a mejorar las condiciones de vida de las familias en situación de extrema pobreza y exclusión social, generando las oportunidades y proveyendo los recursos que permitan a estas familias recuperar o disponer de una capacidad funcional y resolutiva eficaz, en el entorno personal, familiar, comunitario e institucional. Esta estrategia define 7 dimensiones –Identificación, Salud, Educación, Habitabilidad, Dinámica Familiar, Trabajo e Ingreso- traducidas en 53 condiciones mínimas a lograr por cada familia, las cuales representan también derechos básicos garantizados a los cuales acceder.

El núcleo de la estrategia de intervención integral del Programa Puente lo constituye la relación de apoyo psicosocial que se establece entre una o un Apoyo Familiar y cada una de las familias participantes, para desarrollar en conjunto con ellas estrategias de acción que permitan a cada familia mejorar sus condiciones de vida, desarrollar las habilidades necesarias para su integración a las redes locales y lograr grados de autonomía progresiva para superar su situación de extrema pobreza. Esta relación de apoyo psicosocial constituye propiamente una conversación personalizada entre un Apoyo Familiar y una familia, en el lugar de residencia de ésta, en la cual se establecen relaciones de mutua confianza, se construyen compromisos de acción y se activan las disposiciones y actitudes de cambio personal y familiar.

La intervención social con la familia se despliega a lo largo de 24 meses, con un total de 21 sesiones de trabajo o visitas domiciliarias, y se organiza en dos fases: una fase intensiva con 6 meses de duración, en la cual las visitas se realizan con frecuencia semanal en los dos primeros meses, quincenal en los dos meses siguientes y mensual en los dos últimos meses; una fase de acompañamiento, monitoreo, seguimiento y cierre del proceso, en la cual las visitas se realizan con una frecuencia bimensual entre los meses 7 y 12 y una frecuencia trimestral entre los meses 13 y 24.

El Programa Puente opera en 334 comunas del país y es realizado por aproximadamente 2500 Apoyos Familiares (AF); las actividades en cada comuna se organizan en una Unidad de Intervención Familiar (UIF), a cargo de un o una Jefe de Unidad de Intervención Familiar (JUIF).

Durante los años 2004 y 2005 la Comunidad de Aprendizaje Puente operó como un sistema de formación, capacitación y acompañamiento del Programa Puente, centrado en el desarrollo de las competencias necesarias para que sus operadores desempeñen prácticas profesionales de alta efectividad, es decir, para que el Programa cumpla con su misión de prestar un acompañamiento psicosocial a las familias en situación de extrema pobreza y se conviertan en protagonistas de un proceso de inclusión, logrando simultáneamente un nivel superior de empoderamiento y de mejoramiento de la calidad de vida, utilizando servicios y bienes de las redes de protección social.

La Comunidad de Aprendizaje Puente se constituyó por convenio entre el Fondo de Solidaridad e Inversión Social, FOSIS, y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO Chile, con financiamiento de FOSIS y del Banco Mundial. La organización de la comunidad incluye cinco componentes: Círculos de Análisis de la Práctica (CAP), Agencia, Instituto, Universidad y Plataforma Tecnológica.

IV. Etapas del proceso y factores críticos de éxito

En el curso de los años 2004 y 2005 la Comunidad de Aprendizaje Puente ha realizado tres tareas fundamentales para el logro de los objetivos del Programa Puente: la capacitación profesional de los recursos humanos del programa, la producción y gestión de conocimiento, y el acompañamiento profesional a los ejecutores directos.

1. Capacitación profesional

a. El enfoque de capacitación: hacerse cargo de la complejidad de la tarea

La estrategia de intervención social implementada por el Programa Puente le asigna a los ejecutores directos –Apoyos Familiares y Jefes de Unidad de Intervención Familiar– una tarea y una responsabilidad decisiva para el logro de sus objetivos. Esta tarea se realiza en una ambiente de alta complejidad social o de baja planeabilidad, de modo que el profesional que realiza la intervención con la familia está permanentemente bajo la demanda de hacerse cargo de temas, de problemas o de eventos no previstos, para los cuales no dispone de respuestas previamente elaboradas y ante los cuales está llamado a responder con creatividad, con asertividad y con responsabilidad. Sobre todo, está llamado a asumir la singularidad y la especificidad de la situación de cada familia y de cada miembro de ésta. En este sentido, el carácter profesional del apoyo psicosocial refiere a esta disposición y esta capacidad para confrontar una realidad psicológica, social y cultural compleja y operar haciendo distinciones conceptuales, discerniendo entre diversas alternativas de acción y adoptando las decisiones sobre la base de una adecuada evaluación de su pertinencia y de sus efectos sobre la familia.

La capacitación de un profesional con este perfil presenta también requerimientos específicos:

• asumir la singularidad de cada persona,
• identificar sus propias necesidades de capacitación y las preferencias para su satisfacción,
• construir conocimiento a partir de sus aprendizajes y saberes previos,
• hacer de la práctica una oportunidad de aprendizaje y desarrollo personal y profesional

A su vez, esta capacitación requiere ser realizada por un dispositivo que

• asuma un carácter sistémico,
• que opere con un enfoque de aprendizaje a partir de la práctica,
• que ponga su foco en el desarrollo de competencias,
• que implemente estrategias de aprendizaje significativo
• que incorpore el desarrollo y utilización de mapas conceptuales

Cada una de las actividades de capacitación es certificada por Flacso Chile.

b. El eje estratégico de la capacitación: los aprendizajes requeridos por la familia para su inclusión social y superación de la extrema pobreza

La capacitación de los y las profesionales del Programa Puente ha sido diseñada a partir de los aprendizajes que las familias participantes requieren realizar para su inclusión social y la superación de la extrema pobreza. Tales aprendizajes han sido formalizados como competencias genéricas y competencias de agenciamiento. Para estar en condiciones de contribuir activamente a estos aprendizajes, los profesionales del Programa requieren, a su vez, disponer de estas mismas competencias y transferirlas a la familia en el ejercicio del apoyo psicosocial.

Las competencias genéricas son aquellas capacidades y habilidades básicas que facilitan la dinámica de inclusión; se han identificado cuatro principales:

Conversación inclusiva: capacidad para articular conocimientos, habilidades, actitudes y valores para operar con relaciones de confianza, para construir compromisos de acción y para activar disposiciones y actitudes de cambio en cada uno de los miembros de la familia.

Construcción de vínculo: capacidad para articular conocimientos, habilidades, actitudes y valores para reconstruir los vínculos dañados, para integrar a cada uno de los miembros de la familia, para activar los afectos, para generar sentido de pertenencia e identificación familiar y para operar con imágenes de proyecto de vida.

Reflexividad para el cambio: capacidad para articular conocimientos, habilidades, actitudes y valores para poner en acción procesos de aprendizaje en que se modifican internamente las formas de actuar, de pensar y de sentir en la relación con el mundo externo.

Autocuidado: capacidad para articular conocimientos, habilidades, actitudes y valores para el desarrollo de la conciencia corporal y la integración armónica de los dominios del lenguaje (conversación) de las emociones y del cuerpo.

Por su parte, las competencias de agenciamiento refieren a saber hacer y saber actuar para el logro de una meta o cumplir un cometido. Estas competencias se despliegan en referencia a tres ámbitos de acción:

Relación con redes institucionales: refieren a las capacidades de las personas para relacionarse, negociar, demandar derechos y construir compromisos con las instituciones del Estado, para el logro de las 53 condiciones mínimas del Programa Puente.

Relación con organizaciones comunitarias: refieren a las capacidades de las personas para participar activamente en las redes formales e informales a nivel de su barrio o comunidad, realizar intercambios, generar sentido de pertenencia y enriquecer su convivencia y calidad de vida.

Relación con redes de empleabilidad y emprendimiento: refieren a las conexiones que permiten a la familia potenciar su capacidad de inclusión sobre la base del intercambio de bienes y servicios, operar sus compromisos afectivos y comunicarse proactivamente con el entorno social.

c. Los componentes de la Comunidad de Aprendizaje Puente

La Comunidad de Aprendizaje Puente es un sistema de formación, capacitación y acompañamiento conformado por cinco componentes: Círculos de Análisis de la Práctica, Agencia, Instituto, Universidad y Plataforma Tecnológica. Cada uno de estos componentes cumple una función y opera con una metodología de aprendizaje específica, congruente con las opciones pedagógicas de la comunidad.

Círculo de Análisis de la Práctica (CAP): Es un grupo de conversación y aprendizaje centrado en el análisis de la propia práctica de los y las participantes en el ámbito comunal. Es un espacio de encuentro para la reflexión inmediata de la experiencia de conversación y de vínculo con familias. Es una instancia de capacitación entre pares que hace posible la contención emocional en forma grupal, y que permite el cambio personal y profesional expresado en nuevas formas de pensar, sentir y actuar de los participantes. La metodología es formulada como pedagogía del episodio y consiste en el análisis de una situación de comunicación con la familia en que se elaboran las percepciones del otro, las representaciones de sí mismo y las emociones asociadas, en una dinámica de articulación, desarticulación y rearticulación de la situación vivida.

Agencia: Es el componente que permite el aprendizaje entre pares cuyas prácticas se realizan en distintas localidades geográficas, a través de la realización de Pasantías individuales y grupales, Clínicas de Mínimos y Mirador de Experiencias destacadas. La metodología es formulada como pedagogía de la pregunta y consiste en la generación de situaciones de aprendizaje entre pares en que éstos pueden formular libremente sus preguntas e indagar en las formas en que sus colegas han enfrentado situaciones similares en su propia práctica profesional.

Instituto: Es el componente que permite el encuentro y el intercambio de saberes acerca de temas y problemas de la práctica de intervención familiar, entre los miembros de la comunidad y expertos externos, a través de cursos, talleres y jornadas. La metodología es formulada en términos de pedagogía de casos, es decir, el aprendizaje se organiza a partir del análisis de casos tomados de la propia práctica, construyendo las distinciones conceptuales que permiten ampliar la comprensión de los temas y los repertorios de acción frente a ellos.

Universidad: Es el componente de la Comunidad de Aprendizaje que hace posible el encuentro e intercambio entre los miembros de la comunidad y la institucionalidad académica, a través de un post título que permite el análisis de la práctica de la intervención familiar a la luz del conocimiento y los saberes expertos teórica y metodológicamente formalizados. El postítulo está orientado al desarrollo de marcos conceptuales y competencias específicas en el ámbito disciplinario de las ciencias sociales y el trabajo social en situaciones de extrema pobreza, y se realiza por convenio entre FLACSO Chile, FOSIS y la Universidad de Chile.

Plataforma Tecnológica: Es el componente que aporta el soporte de conectividad y comunicación permanente a distancia, vía Internet, entre los miembros de la comunidad, tanto a través de los otros componentes como en un espacio Web específico.

2. Producción y gestión del conocimiento

La realización del Programa Puente brinda a la sociedad chilena, a las agencias estatales que lo implementan y a los profesionales que operan la relación con las familias la oportunidad de generar un enorme cuerpo de conocimientos acerca de los fenómenos de la extrema pobreza y la exclusión social, así como también acerca de los efectos e impacto de la aplicación de una estrategia de intervención específica, como la que utiliza el Programa Puente.

En este contexto, la Comunidad de Aprendizaje Puente ha operado como un dispositivo de gestión y producción de conocimiento, a través de la generación de instancias de intercambio y socialización de aprendizajes y del desarrollo de mapas conceptuales para la comprensión y ampliación de los repertorios de acción de los operadores del Programa Puente.

a. La generación de instancias de intercambio y socialización de aprendizajes

La Comunidad de Aprendizaje Puente ha puesto a disposición de los operadores directos del Programa Puente cuatro instancias principales de producción y gestión del conocimiento, a través del intercambio y socialización de aprendizajes y observaciones realizadas por dichos profesionales.

Sistematización de Aprendizajes en Círculo de Análisis de la Práctica: Cada sesión de círculo es sistematizada por sus participantes de acuerdo a un ficha estandarizada y puesta a disposición del conjunto de los miembros y de la gestión del Programa Puente a través de la Plataforma Tecnológica.

Sistematización de Experiencias: Los miembros del Programa Puente son invitados a sistematizar sus experiencias y a compartir los aprendizajes y observaciones con sus colegas y con el equipo de gestión, de acuerdo a una metodología específicamente diseñada para este programa. Las sistematizaciones son evaluadas por la Comunidad de Aprendizaje, retroalimentadas si corresponde y finalmente difundidas en una sección específica de la Plataforma Tecnológica.

Mirador de Experiencias: Los miembros del Programa Puente son invitados a elaborar sus experiencia locales y a compartirlas con sus colegas de otras localidades, incorporando aspectos geográficos, demográficos, socioculturales u operativo programáticos singulares. Dichas experiencias son difundidas en una sección especifica de la Plataforma Tecnológica.

Monografías: Los miembros del Programa Puente son invitados a hacer una elaboración conceptual de su experiencia utilizando como referencia los mapas conceptuales desarrollados por la Comunidad de Aprendizaje, como parte de los requisitos para la Certificación de Competencias para el Apoyo Psicosocial. Las monografías destacadas son difundidas a través de la Plataforma Tecnológica.

b. El diseño y utilización de mapas conceptuales

La producción y gestión del conocimiento desarrollado por la Comunidad de Aprendizaje Puente cristaliza en el diseño y desarrollo de mapas conceptuales; estos pueden ser definidos como herramientas para organizar y representar el conocimiento construido, que incluyen conceptos y relaciones entre conceptos o proposiciones.

Los mapas conceptuales básicos utilizados por la comunidad refieren a cinco objetos principales:

• “Entre el método y la familia: un profesional”: Los mapas conceptuales que organizan y representan el lugar de la práctica de Apoyos Familiares y JUIF en relación con (a) la metodología o estrategia general de intervención del Programa Puente, (b) las familias con las cuales realizan el apoyo psicosocial y (c) las redes institucionales y sociales locales (ver ejemplo en Mapa 1, más abajo).

• “La relación de apoyo psicosocial en el Programa Puente”: Los mapas que organizan y representan los conceptos y las relaciones entre conceptos pertinentes a la práctica de la construcción del vínculo de apoyo psicosocial entre Apoyo Familiar y Familia y que conectan (a) la construcción de relaciones de confianza; (b) la construcción de compromisos de acción; (c) la movilización de disposiciones de cambio (ver ejemplo en Mapa 2, más abajo).

• “Trabajo en equipo: el liderazgo y la gerencia para el apoyo psicosocial”: Los mapas conceptuales que organizan y representan las distinciones y las relaciones estratégicas para la conducción y la gestión de una política social centrada en las personas, a nivel de cada UIF.

• “Autocuidado y manejo del estrés”: Los mapas conceptuales que permiten construir distinciones que hacen posible elaborar las fuentes de los malestares, las disposiciones emocionales y corporales individuales, las relaciones y las comunicaciones interpersonales, las modalidades de liderazgo y de organización, la relación con la tarea, etc.

• “La Comunidad de Aprendizaje Puente: el apoyo de los Apoyos Familiares”: Los mapas conceptuales que organizan y representan los recursos teóricos, metodológicos y tecnológicos para el aprendizaje profesional disponibles para los miembros del Programa Puente en la Comunidad de Aprendizaje (ver ejemplo en Mapa 3, más abajo).

3. Acompañamiento profesional

El Programa Puente opera en un medio social de gran complejidad psico-socio-cultural; ello implica que la tarea de apoyo psicosocial que realizan los operadores directos está constantemente expuesta a situaciones que pueden tener un fuerte impacto emocional sobre los mismos. En otras palabras, la tarea de apoyo psicosocial presenta recurrentemente un gran potencial de estrés sobre las y los profesionales que la realizan. Las condiciones laborales (media jornada formal, contratos de servicios a honorarios, ausencia de acceso a sistema provisional, etc.) también presentan un potencial de estrés susceptible de potenciar el estrés de la intervención con familias.

La Comunidad de Aprendizaje Puente se hizo cargo del desafío de promover y facilitar el desarrollo de capacidades para enfrentar con éxito las situaciones estresantes, generando instancias de contención emocional, de autocuidado y de construcción de climas grupales y de equipo favorables al desarrollo de relaciones de cooperación, cuidado mutuo y desarrollo personal de cada uno de sus miembros.

a. Desarrollo de sentido de comunidad de pertenencia

La Comunidad de Aprendizaje Puente ha operado sobre la base de una fuerte imagen de comunidad de pertenencia y de identificación con la tarea del Programa Puente. Ello se ha realizado a través de poner un intenso énfasis en el aprendizaje entre pares, es decir, en la generación de situaciones de aprendizaje que operan como dispositivos de conversación auto-regulada, que permiten construir vínculos afectivos y de contención emocional, que facilitan la reflexividad acerca de las situaciones que producen malestar y estrés y que promueven disposiciones y actitudes de autocuidado.

En este sentido, el Círculo de Análisis de la Práctica opera una instancia local de contención y de apoyo afectivo entre los miembros del Programa Puente. También contribuyen a la elaboración grupal del malestar las situaciones de aprendizaje desarrolladas por el Instituto, que incorpora la realización de actividades de autocuidado, así como también la conversación confidencial respecto de los malestares que portan los participantes en una actividad específica.

También contribuye al desarrollo y fortalecimiento del sentido de pertenencia e identificación con el Programa Puente la disponibilidad permanente de foros, a través de la Plataforma Tecnológica, en que los miembros del programa pueden verter e intercambiar libremente sus opiniones, observaciones o comentarios respecto de temas pertinentes a su práctica.

b. Cursos de autocuidado profesional

De manera más formal, la Comunidad de Aprendizaje Puente ofrece a los miembros del Programa Puente un curso presencial sobre autocuidado profesional y manejo del estrés. Este promueve el desarrollo de la conciencia corporal y la identificación de las fuentes de malestar, como parte del proceso personal y grupal de aprendizaje y desarrollo de disposiciones y actitudes de autocuidado.

La actividad combina la realización de ejercicios corporales –en diversas escuelas y tradiciones del cuidado y desarrollo corporal: biodanza, emoting, tai chi, teatro foro, danza afro, etc. – con la reflexividad acerca de lo vivido a través de la conversación grupal. Para visualizar las dimensiones implicadas en el tema, y luego de observaciones sistemáticas a las prácticas de los participantes, la Comunidad de Aprendizaje Puente ha desarrollado un conjunto de distinciones conceptuales atingentes al fenómeno del malestar y el estrés profesional en el Programa Puente, las cuales se organizan a su vez en un mapa conceptual. Este mapa sirve de marco teórico y metodológico para la comprensión de tales fenómenos y para la ampliación de repertorios de acción frente los mismos.



V. Medios utilizados

 

Año 2004
Presupuesto 2004 US$
Honorarios
:
327.586
Gastos de Administración y Arriendo
:
77.586
Gastos de Operación
:

Equipamiento comunidad
:
21.163
Diseño, elaboración y reproducción de insumos
:
92.630
Traslado, alojamiento y alimentación
:
68.966
Bienes y servicios generales
:
101.724
Total Gastos de Operación
:
284.483
TOTALES
:
689.655

 

Año 2005
Presupuesto 2005 US$
Actividades
:
319.440
Bienes
:
13.069
Consultorías Empresas
:
61.947
Consultorias Individuales
:
184.140
TOTALES
:
578.596

 

Recursos Humanos
Coordinador General
:
Rodrigo Vera Godoy
Coordinador Instituto
:
Samuel Palma
Coordinadora CAP
:
Paula Arriagada
Coordinador CAP
:
Germán González

Asistente CAP

:
Rodrigo Palacios
Asistente CAP
:
Marcelo Castro
Coordinadora Agencia
:
María Isabel Álvarez
Coordinador Universidad
:
Manuel Canales
Coordinador Plataforma Tecnológica
:
Rodrigo Vera Garretón
Unidad de Producción
:
Pamela Martínez
Asistente Producción
:
Cristina Riveros
Asistente Producción
:
Guisleny Badilla
Diseñadora gráfica Carmen
:
Luz Vera
Sistematización
:
Ana Lorena Fuentealba
Secretaría
:
Pilar Acuña

 

VI. Actores involucrados

Las personas participantes en la Comunidad de Aprendizaje han sido las siguientes:

Apoyos Familiares: Operadores directos de la relación de apoyo psicosocial con las familias, generalmente profesionales del trabajo social, psicología o sociología, con una relación laboral de media jornada. Su número se mantiene constante en alrededor de 2.500 personas, aunque con una alta rotación (aproximadamente 30% en el curso de un año).

Jefe de Unidad de Intervención Familiar: Profesional responsable de la gestión del Programa Puente a nivel de cada comuna, generalmente dedica media jornada al Programa Puente y el resto de la jornada a otras funciones en el municipio local. Su número total es de 334 personas.

Encargados Provinciales Programa Puente: Profesional responsable del Programa Puente a nivel de cada provincia, con dedicación de jornada completa. Su número es de 50 personas, es decir, una por cada provincia del país.

Encargados Regionales Programa Puente: Profesional responsable de la gestión del Programa Puente a nivel de cada región, con dedicación exclusiva al Programa Puente. Su número es de 13 personas, es decir, una por cada región del país.

Miembros de redes institucionales: Profesionales de servicios e instituciones públicas sectoriales o territoriales que se vinculan directamente con el Programa Puente. Su número es variable.

VII. Resultados logrados

Durante los años 2004 y 2005 los resultados logrados por la Comunidad de Aprendizaje Puente fueron los siguientes:

a. Participación en actividades

Círculo de Análisis de la Práctica: 453 personas con una participación en 8 o más sesiones de CAP. 1.835 personas inscritas; 1.372 personas con 1 o más sesiones. 752 personas con 4 o más sesiones.

Agencia: 1.500 personas participan en actividades del componente. 46 personas participan en pasantías individuales. 269 personas participan en pasantías grupales. 1.528 personas participan en 111 Clínicas de Mínimos. 197 Sistematizaciones de experiencias.

Instituto: 2.100 personas participan en 210 actividades presenciales, con un total de 4.713 participaciones. 405 personas completan su participación en cursos virtuales. 17 cursos virtuales ofrecidos y realizados a través de Plataforma Tecnológica. 180 Monografías aprobadas y publicadas en Plataforma Tecnológica.

Universidad: 135 alumnos finalizan el post título en la Región Metropolitana. 125 alumnos en post título en regiones (Valparaíso, Concepción, Osorno y Puerto Montt). 35 alumnos en versión semi-presencial del post título (de las regiones I, II, III, X, XI y XII)

Plataforma Tecnológica: Se logro la meta de contar con el 99% de las aplicaciones Web en línea y un up-time por sobre el 95%, con un total de 90.300 visitas al sitio Web.

b. Evaluación de participantes

Para evaluar el aporte general de la Comunidad de Aprendizaje al mejoramiento de la práctica de los operadores del Programa Puente (Apoyos Familiares y JUIF), se implementó una encuesta operada a través de la Plataforma Tecnológica y que considera una escala ordinal valorativa de 5 puntos tipo Likert, en que los y las participantes despliegan sus auto-percepciones en relación a las preguntas respecto del incremento en la efectividad de su práctica y respecto de la ampliación de sus repertorios de acciones. Sobre un número total de 350 encuestas (N = 350), las respuestas al cuestionario presentan el siguiente perfil:


Los datos señalan que la Comunidad de Aprendizaje Puente, a través de sus diversos componentes, realizó un aporte efectivo al logro de los objetivos del Programa Puente en la realización de actividades de capacitación que han permitido a los Apoyos Familiares y JUIF incrementar la eficacia de su práctica y ampliar los repertorios de acción.



Persona responsable de contacto que presenta la propuesta: Sr. Rodrigo Vera.
Cargo: Coordinador General Comunidad Aprendizaje Puente
Correo electrónico: [email protected]


     


© SIPAL 2007. Todos los derechos reservados. Webmaster