Proceso de Selección

Quiénes pueden participar en SIPAL

Criterios de seleccción de las buenas prácticas
Temas y subtemas
Cómo postular a SIPAL
Qué son las buenas prácticas
 


 


Programa de Erradicación del Trabajo Infantil (PETI), en el Estado de Mato Grosso, Municipio Tres Lagos.


Organismo: Área de Gestión Pública y Ciudadanía. Fundación Getulio Vargas.

Temática: Gerencia Social.

País: Brasil.

I. Resumen de la experiencia

El trabajo infantil es una triste realidad presente aún en muchos países. Brasil conciente de esto, diseñó una política orientada a la erradicación del Trabajo Infantil en uno de sus estados y municipio que busca, mediante la combinación de diversos factores y la participación de muchos actores erradicar esta realidad en el país.

El Programa de Erradicación del Trabajo Infantil, PETI, es un programa coordinado por la Secretaría de Estado de Asistencia Social del Brasil (ligado al Ministerio de Previsión Social) y ejecutado en conjunto con el Municipio de Tres Lagos en el Estado de Mato Grosso del Sur. El objetivo de este programa es retirar a niños y adolescentes de entre 7 y 14 años de actividades de trabajo insalubre o denigrante, que pongan en riesgo su salud y seguridad, y que perjudique su desarrollo. La iniciativa se encuentra desarrollada bajo tres ejes: La Escuela, la Jornada Ampliada y el trabajo con las familias. Trabajar intensamente en cada una de ellas, y con un especial énfasis en la participación de la familia, constituye un factor central para el éxito de esta iniciativa.

A la fecha se han observado interesantes resultados como ha sido el creciente número en el aumento de matrículas en las escuelas, la disminución de la tasa de deserción escolar, la disminución en los índices de repitencia y el abandono de niños y adolescentes del trabajo, focalizando sus intereses en otras actividades, ya sea deportivas o sociales.

El PETI implementado en el Estado de Mato Grosso del Sur (Municipio de Tres Lagos) ha sido ampliamente conocido, y ha sido reconocido por el Programa de Gestión Pública y Ciudadanía de la Fundación Getulio Vargas.

El año 2001 fue finalista de este Ciclo de Premiación.

II. Objetivos esperados con la implementación de la práctica

Los objetivos principales que pretende alcanzar el PETI son los siguientes:

• Retirar a niños y adolescentes de entre 7 y 14 años de actividades de trabajo insalubre o denigrante, que pongan en riesgo su salud y seguridad, y que perjudique su desarrollo. Son tres los ejes del Programa: la Escuela, la Jornada Ampliada y el trabajo con las familias.

• Fomentar e incentivar la ampliación del universo de conocimientos de los niños y adolescentes, por medio de actividades culturales, deportivas, artísticas y de ocio, en un período complementario a la escuela, a través de la Jornada Ampliada.

• Proporcionar apoyo y orientación a las familias por medio de la oferta de acciones socio- educativas.

• Implementar programas y proyectos de generación de trabajos dignos para las familias.

III. Contexto de la experiencia

En la década de los años 90 se intensificaron las denuncias de ONG y de las entidades internacionales sobre la existencia de trabajo infantil en localidades del Estado de Mato Grosso del Sur en Brasil. Dentro de este Estado y situado junto a la frontera del Estado de Sao Paulo, el municipio de Tres Lagos emplea gran parte de su población rural en la producción de carbón, razón por la cual fue el municipio seleccionado para implementar la experiencia piloto del Programa de Erradicación del Trabajo Infantil (PETI) en Enero de 1997. El Programa es Coordinado por la Secretaría de Estado de Asistencia Social (ligado al Ministerio de Previsión Social) del Gobierno de Brasil y ejecutado en conjunto con la Gerencia de Calidad de Vida del Municipio de Tres Lagos.

El trabajo con carbón constituye una actividad insalubre, que se da por medio de la quema de madera en hornos de barro. Durante todo este proceso, se aspira una sustancia dañina, que afecta seriamente las vías respiratorias. Dada la agilidad de los niños para entrar y salir de los hornos, su mano de obra es bastante requerida y necesitada para este tipo de trabajo, cuya remuneración se basa en la productividad. Es así, como numerosos niños y adolescentes comenzaron a trabajar en estos hornos, lo cual afectaba seriamente su desarrollo integral. Bajo este contexto fue necesario coordinar una política de nivel nacional que abordara el tema, y cuyo objetivo fuese claro y determinante. Erradicar el trabajo infantil, al menos, en un grupo de niños de cierto rango de edad.

Al principio, el PETI pretendía atender a niños y adolescentes que realizaban actividades laborales en el campo, especialmente en las áreas de carbonería y agricultura. No obstante, la realidad del trabajo infantil estaba también presente en las ciudades, principalmente en fábricas. La situación se agravó cuando las carbonerías rurales dejaron de contratar familias con niños, debido a la intensificación de la fiscalización de las condiciones de trabajo. Esto provocó el desplazamiento de la población rural para las ciudades, aumentando incluso los niveles de prostitución y abandono de este grupo.

Ante esta realidad, en 1999 el PETI fue reformulado y ampliado, de modo de atender también a los niños y adolescentes de la zona urbana.

El PETI del Municipio de Tres Lagos atiende hoy a 300 niños y adolescentes, siendo 197 de la ciudad y 103 de la zona rural, totalizando 156 familias.

IV. Etapas del proceso y factores críticos de éxito

El PETI es un programa desarrollado por el Gobierno Federal a través de la Secretaría de Estado de Asistencia Social, el Gobierno del Estado de Mato Grosso y el Municipio de Tres Lagos. El objetivo del programa es retirar a niños y adolescentes de entre 7 y 14 años de actividades de trabajo insalubre o denigrante, que pongan en riesgo su salud y seguridad, y que perjudique su desarrollo. Son tres los ejes bajo los cuales este Programa se desarrolla: la escuela, la Jornada Ampliada y el trabajo con las familias.

Cada Familia recibe una suma de dinero mensual por cada hijo retirado del trabajo, y que por lo demás frecuente la escuela en un régimen de Jornada ampliada, utilizado para hacer actividades de reforzamiento escolar, actividades deportivas, culturales, artísticas y de ocio.

La familia, cada vez con mayor énfasis, ha sido un actor central en el Programa, como una instancia de protección y de guía para los hijos. El Objetivo del Programa dentro de los nuevos paradigmas de la Política Nacional de Asistencia Social, es promover a las familias como sujetos de la promoción social. Dado el carácter erradicativo del Programa, el municipio permanece atento al actuar de la familia, y se desliga cuando el hijo cumple los 15 años, y se encuentra participando de actividades socioeducativas, o posee un empleo y renta óptima que a su vez le permita compatibilizar con la continuación de sus estudios.

El Gobierno Federal financia el Programa y determina sus directrices. El municipio ejecuta el programa y complementa su financiamiento. Cada niño del área urbana recibe mensualmente
US$ 19 del Gobierno federal, a fin de dejar de trabajar e incorporarse a la escuela. En la zona rural el valor es de US $ 12.

Implementación del Programa

La situación previa a la implementación del PETI en el sector de Tres Lagos era degradante. En la zona rural predominaba el trabajo infantil con pésimas condiciones, al mismo tiempo que en la zona urbana los niños pedían dinero y comida en las calles, y ejecutaban trabajos como la venta de dulces y la limpieza de automóviles. Es importante destacar que en la zona de Tres Lagos no existían favelas, a pesar del crecimiento de la industria y del aumento de la población, por lo que la política de asistencia social trabaja en forma localizada.

En Tres Lagos, el trabajo infantil es consecuencia, no de la miseria económica, sino que más bien de la destrucción familiar, la falta de información y de conciencia de los derechos y deberes de los ciudadanos. El PETI de Tres Lagos se propone erradicar el trabajo infantil mediante acciones direccionadas y acompañamiento de las familias. Con un presupuesto anual cercano a los US $ 268000, el Programa divide sus recursos entre el auxilio económico mensual de las familias, de acuerdo al número de hijos y adolescentes, y los recursos destinados a la Jornada Ampliada, entendida como el período complementario a las aulas, en donde se desarrollan diversas actividades que complementan la formación de los niños como el deporte y actividades recreativas.

Las familias tienen una participación efectiva en la atención integral de los niños y adolescentes y son incorporadas en otros programas sociales, recibiendo apoyo y orientación de acuerdo a sus necesidades. Entre los apoyos, se encuentran el acompañamiento de una psicóloga y de una asistente social, quién da conversaciones sobre cómo gastar el dinero otorgado por el niño.

El municipio dispone también de apoyo pedagógico para los niños, y en la Jornada Ampliada participa la Asociación Atlética del Banco de Brasil (AABB) que cede espacios y equipamientos para las actividades.

El programa ha contado también con la colaboración financiera de los comerciantes de la ciudad, quienes se incomodan con la presencia de niños trabajando y pidiendo dinero frente a sus locales.
Esto demuestra que la erradicación del trabajo infantil ha movilizado a toda la comunidad en Tres Lagos.

Fase de Generación de Autoestima y Valorización Personal

La perspectiva del Programa PETI, es colaborar con las familias, no sólo desde el punto de vista financiero, sino también de la inserción en la sociedad, valorización y respeto por el prójimo. Estos aspectos son centrales para lograr el objetivo de la erradicación del trabajo infantil.

Al implementar el Programa se detectó que los niños y adolescentes presentaban constantes conductas y manifestaciones de falta de respeto hacia los educadores y funcionarios, llegando incluso en ciertas oportunidades a acciones de violencia física. Muchos de estos problemas tenían sus raíces en las familias, en donde estaban presentes factores como el uso de drogas, alcohol y violencia sexual.

A fin de resolver este problema, el Programa PETI contempló entre sus componentes el diseño de programas en las escuelas que contribuyen al fortalecimiento de la autoestima y la valoración personal de los niños, así como el respeto hacia el resto de la comunidad. Los coordinadores resolvieron profundizar en estas directrices del programa, con apoyo pedagógico, el cual fue intensificado a partir de enero de 2001 en el trabajo de la Jornada Ampliada.

Por medio de la promoción del autoconocimiento, del conocimiento de la ciudadanía, de las actividades deportivas, y de la enseñanza de técnicas informáticas, se abrieron nuevas posibilidades y perspectivas. Se trabajó profundamente en la concientización del respeto de los derechos y deberes y del posicionamiento del papel que como niño o adolescente se tiene en la sociedad.

El compromiso con la erradicación del Trabajo Infantil

La erradicación del trabajo infantil ha sido uno de los objetivos centrales en política social del Estado de Mato Grosso y de Tres Lagos. Un instrumento básico para alcanzar este objetivo fue la implementación de la Jornada Ampliada, tanto en la zona rural como urbana. Desde la fecha de inicio del programa en 1997 a la fecha han disminuido la cantidad de niños pidiendo dinero en las calles o trabajando en cualquier actividad, lo que demuestra la eficacia de la política. Ha crecido paulatinamente el número de matrículas en las escuelas, a la vez que se ha reducido considerablemente la tasa de deserción escolar, de 12 % en el año 1996 a un 4.5 % en el año 2000.

Hubo también una disminución del índice de repitencia de 23% a un 16.6%. Con el trabajo orientado hacia la valoración personal, disminuyeron considerablemente los problemas de relacionamiento entre los niños, adolescentes, educadores y funcionarios. Las disputas y peleas entre los alumnos, antes comunes, prácticamente ahora no existen, y en caso de que éstas ocurran, los niños reciben prontamente un acompañamiento individualizado de una asistente social y de una psicóloga.

Sociedad y desarrollo de las comunidades

La participación de diversos actores en esta iniciativa viene dado a través de la Secretaría de Estado de Asistencia Social, que establece las directrices y normas del PETI, y que cofinancia actividades y participa del proceso de monitoreo de los resultados. El municipio actúa como gestor del programa, otorgando la estructura necesaria para su ejecución.

En Tres Lagos el PETI es coordinado por la Gerencia Adjunta de Asistencia Social, Trabajo y Ciudadanía, que es subordinada a la Gerencia de Calidad de Vida. El Programa cuenta con la participación de otros órganos gubernamentales, como las Gerencias de Salud, de Educación y de Deporte.

Durante la Jornada Ampliada, los educadores identifican las necesidades de encaminamiento para la atención médico- odontológico y de psicólogos. El ofrecimiento de las comidas para los niños de PETI son alternados semanalmente entre le Gerencia de Educación y de Asistencia Social. Dentro de las actividades efectuadas en la Jornada Ampliada se pueden señalar trabajo en laboratorios de computación, natación, cocina, etc. La idea es complementar el desarrollo del niño, generar en él nuevas habilidades y competencias, y alejarlo del trabajo.

Estrategias de Seguimiento

Existe una gran preocupación por el futuro de los egresados del PETI. Para dar continuidad a su proceso de desarrollo, la Secretaría de Estado de Asistencia Social ofrece el Programa Agente Joven de Desarrollo Humano y Social, que ofrece la capacitación de adolescentes de 15 a 17 años en áreas de salud, medio ambiente y ciudadanía. Cada Joven recibe una suma mensual de US $ 30, siendo priorizados los egresados del PETI. En Tres Lagos el Programa atiende a 112 adolescentes, de los cuales 65 pertenecieron al programa PETI.

Límites y desafíos del Programa

Han constituido dificultades para la implementación del programa la falta de personal, sobretodo para cubrir las jornadas ampliadas con los niños y adolescentes. Este tipo de personal se da en áreas que van desde los mismos profesores, quienes a veces deben cubrir numerosas jornadas, y personal de servicio.

De la misma forma, se debe avanzar y mejorar los aspectos relacionados con el seguimiento de los egresados, y la evaluación de los resultados que ha tenido el programa.

A pesar de los límites y desafíos, el PETI ha logrado buenos resultados. Se ha incorporado como política el tema de la erradicación del trabajo infantil, tanto a nivel de gobierno federal como de municipio. Comienza a surgir la conciencia de familia beneficiarias del programa, que hace uso de éste y de sus derechos como ciudadanos. También se ha evidenciado un acercamiento entre las autoridades ejecutoras del Programa y los beneficiarios, principalmente los niños y adolescentes. Esto ha llevado, a que por ejemplo sea la propia comunidad quienes busquen terminar con el trabajo infantil.

Se requiere continuar complementado el programa con otros programas sociales, pues por sí sólo el PETI no garantiza acabar con el trabajo infantil.

Otra conquista significativa es que el Programa PETI contribuye a aumentar la fiscalización del trabajo desarrollado en las carbonerías y a mejorar las condiciones de trabajo, producto de la erradicación del trabajo infantil, y de la mayor fiscalización del Ministerio del Trabajo.

El PETI de Tres Lagos procura cumplir con todas las directrices establecidas por el Gobierno Federal, a fin de lograr así constituirse en un ejemplo para el resto de los estados del país. La actual carencia de servicios públicos en Brasil, así como las dificultades para poner en práctica programas federales, constituye un desafío para las distintas localidades.

Existen numerosos PETI que se pretende implementar ahora en otros estados de Brasil, para los cuales ciertamente el PETI de Tres Lagos constituye todo un referente, especialmente por las estrategias seguidas en él, como por ejemplo la exploración y búsqueda de alianzas entre el gobierno federal y la iniciativa privada con el fin de fortalecer el programa.

Factores Críticos de Éxito

El éxito en la implementación de este programa ha estado dado por factores como los siguientes.

• La estrecha colaboración y coordinación en la implementación del Programa entre actores como el Gobierno Federal, el Gobierno del Estado de Mato Grosso y el Municipio de Tres Lagos.

• La activa participación de las familias, y en especial de las madres, de los niños y adolescentes que trabajan, quienes han creído en el programa y han colaborado con el seguimiento de sus políticas y directrices.

• La colaboración brindada por diversos actores de la comunidad, entre los que se pueden mencionar los comerciantes, y diversas organizaciones de la sociedad civil, mediante ayuda financiera para el desarrollo del programa y el apoyo otorgado a los niños que participan en él.

V. Medios utilizados

Recursos Humanos

La gestión del programa enfatiza el trabajo colectivo. El equipo responsable por su funcionamiento está formado por 28 personas, distribuidas de la siguiente manera: una pedagoga (coordinadora general), un pedagogo (coordinador del núcleo Renacer), una psicóloga, un asistente social, tres técnicos administrativos, cinco monotoristas (dos del área rural y tres del área urbana), dos profesores de zona urbana, dos profesores de la zona rural, ocho monitores / instructores, dos auxiliares de servicios diversos (zona rural), un encargado de cocina (zona urbana) y un auxiliar de servicios diversos (zona urbana).
Se promueve periódicamente la capacitación del equipo, con énfasis en el mejoramiento de las relaciones entre los educadores y los niños y adolescentes, centrándose en el autoconocimiento y en actividades que mejoren su autoestima. La dimensión afectiva entre técnicos, familias, niños y adolescentes fortalece el equipo y facilita el cumplimiento de los objetivos del programa.

La orientación de la Gerencia de Calidad de Vida, responsable por las políticas sociales del municipio, es “acercar el círculo”, acompañando de manera próxima e individualizada a cada una de las familias en situación de riesgo, evitando que nuevamente ingresen en el vicio o en el círculo de la pobreza. De las 108 familias atendidas por PETI, 30 participan también de otros programas de Asistencia Social, como el Programa Gente Joven.

Recursos Financieros

El presupuesto estimado del PETI es de US $ 269000. De ese total, el 30 % es brindado por el Gobierno Federal de Brasil, el 69 % por el Municipio y el 0.4 % por el Gobierno del Estado de Mato Grosso. A fin de financiar el pago mensual a las familias, el Gobierno Federal destina US $ 10 por niño de zona rural y US $5 por niño de la zona urbana por concepto de Jornada Ampliada. Este dinero sólo puede ser utilizado para material de consumo. La contrapartida municipal financia salarios de funcionarios y educadores, y la mantención general de la vida escolar, como lo son los uniformes y los vehículos escolares.

VI. Actores involucrados


• Gobierno Federal a través de la Secretaría de Estado de Asistencia Social: Encargado de diseñar la política del PETI, determinar sus directrices y de implementarla en las diferentes localidades y municipios, en este caso el Municipio de Tres Lagos en el Estado de Mato Grosso del Sur.

• Gobierno del Estado de Mato Grosso: Participa en el desarrollo e implementación del programa, además de prestar financiamiento a éste.

• Municipio de Tres Lagos: Ejecuta el Programa PETI y tiene un papel central en manejar los recursos humanos y financieros para el desarrollo de éste.

• Familias de niños y adolescentes: Actor clave para el éxito de este programa. PETI pretende involucrar a la familia en la erradicación del trabajo de sus hijos, y en la generación de la autoestima necesaria para que mejoren sus relaciones con la comunidad, pudiendo insertarse de la mejor forma en ésta.

• Niños y adolescentes entre 7 y 14 años: Constituyen la razón de ser el programa. Son los niños que se pretende dejen de trabajar y se reintegren a la escuela.

• Escuelas/ Educadores: El papel que poseen los colegios es también central para el éxito de la iniciativa. El hecho de contar con una Jornada Ampliada le permite a los niños efectuar otro tipo de actividades, que lo alejan del trabajo.

• Otros Actores Gubernamentales: Otros ministerios, como el Ministerio del Trabajo, articulan nuevos programas para las familias del PETI.

VII. Resultados logrados

A pesar de los desafíos que aún presenta el Programa, el PETI ha alcanzado buenos resultados. El programa nació y se ha perfeccionado con las nuevas tendencias gerenciales en el campo social, priorizando la eficiencia, la articulación de sectores de la sociedad y la participación popular, comprometido con los principios de la ciudadanía, la equidad y la autonomía.

Existe una gran preocupación por el futuro de los egresados del PETI. Para dar continuidad a su proceso de desarrollo, la Secretaría de Estado de Asistencia Social ofrece el Programa Agente Joven de Desarrollo Humano y Social, que ofrece la capacitación de adolescentes de 15 a 17 años en áreas de salud, medio ambiente y ciudadanía. Cada Joven recibe una suma mensual de US $30, siendo priorizados los egresados del PETI. En Tres Lagos el Programa atiende a 112 adolescentes, de los cuales 65 pertenecieron al programa PETI.

Desde la fecha de inicio del programa en 1997 a la fecha han disminuido la cantidad de niños pidiendo dinero en las calles o trabajando en cualquier actividad, lo que demuestra la eficacia de la política. Ha crecido paulatinamente el número de matrículas, a la vez que se ha reducido considerablemente la tasa de deserción escolar, de 12 % en el año 1996 a un 4.5 % en el año en un plazo de seis años.

Hubo también una disminución del índice de repitencia de 23% a un 16.6%. Con el trabajo orientado hacia la valoración personal, disminuyeron considerablemente los problemas de relacionamiento entre los niños, adolescentes, educadores y funcionarios.

La efectividad de esta política se observa en la oportunidad brindada a las familias beneficiadas de romper el círculo vicioso de la pobreza por medio de la educación y el acceso a la información.

El Programa ha permitido generar espacios de participación y ayuda entre diversos sectores de la comunidad, como empresarios, organizaciones sociales y organismos gubernamentales.

VIII. Premios y reconocimiento recibidos

La experiencia fue reconocida por el Programa de Gestión Pública y Ciudadanía de la Fundación Getulio Vargas.

El año 2001 fue finalista del Ciclo de Premiación.

Persona responsable de contacto que presenta la propuesta: Peter Spink.
Cargo: Director del Área de Gestión Pública y Ciudadanía.
Correo electrónico: [email protected]


     


© SIPAL 2007. Todos los derechos reservados. Webmaster