Migraciones Internacionales en la Era de las Crisis y la Globalización: Implicancias para América Latina

En años recientes, el tema de las migraciones internacionales ha venido a ocupar un lugar de preeminencia en la agenda de política pública en América Latina y el Caribe y en el mundo en general. En el año 2005, alrededor de 191 millones de personas – cerca de un 3% de la población mundial – estaban viviendo en países diferentes a su país de nacimiento. En términos cuantitativos  el nivel actual de migración internacional es todavía relativamente modesto a una escala global, varios países receptores tienen una proporción de población extranjera superior al 10-15 % de su población. Además el efecto interno de la migración sobre el mercado laboral de los países receptores, el impacto de esta sobre las finanzas públicas, el diseño de las políticas migratorias, los temas de fuga de cerebros, los derechos de los migrantes  y otros tópicos asociados al fenómeno migratorio son todos fenómenos que hacen la migración un tema complejo pero de alta relevancia.

La globalización actual es claramente asimétrica: mientras promueve el comercio de bienes y servicios y la movilidad del capital, es mucho menos liberal en cuanto a la movilidad internacional de personas en especial de trabajadores y personas de bajo ingreso. Los sistemas migratorios de los países receptores de altos ingresos son generalmente restrictivos y segmentados.

A pesar del costo humano de dejar los países de origen por falta de oportunidades económicas y a enfrentar condiciones inicialmente difíciles de inserción en los países de destino, las migraciones generan varios beneficios a los países de origen , de destino y a los migrantes y sus familias: brindan oportunidades de mejoramiento económico para los inmigrantes y sus familias, aportan una fuerza de trabajo generalmente joven y dinámica a los países receptores, contribuyen con capital humano escaso en el caso de la migración calificada y generan flujos de remesas para los países de origen de los inmigrantes. La migración da un impulso al  capital humano el que se ha vuelto internacionalmente más móvil y expuesto a otras realidades más competitivas y desarrolladas, del que se beneficiarán los países de origen con la inmigración de retorno y con el contacto de los migrantes (profesionales, empresarios en el extranjero, trabajadores) con estos países. Por otra parte, también hay tendencias preocupantes como son las emigraciones de profesionales, en especial del sector salud, que en el caso de algunas economías del Caribe alcanza proporciones muy altas. También son nocivas las tendencias anti-inmigración en países desarrollados, las que son poco compatibles con un orden económico global,  genuinamente abierto y libre.

Para leer el documento completo, pincha aquí

Personajes Ilustres

  • Ángel Flisfisch

    Nació en Santiago de Chile en el año 1941. Realizó sus estudios superiores en la Universidad de Chile, egresando…

    Leer más
  • Teresita de Barbieri

    Nació el 2 de octubre de 1937 en la ciudad de Montevideo, Uruguay, pero ha vivido en México casi toda su…

    Leer más
  • Carlos Filgueira

    Fue alumno de la tercera Promoción de FLACSO, entre 1962 y 1963, y fue quien fundó en 1975 el Centro de Investigaciones…

    Leer más
Red Flacso

 

Convenios