“Acoger inmigrantes es beneficioso para Chile”

En la edición impresa del Diario La Tercera (Chile) del día 4 de junio de 2011, se hizo alusión al importante aumento del número de extranjeros residiendo en Chile, bajo una modalidad u otra. La cifra de inmigrantes ya supera los 350.000, es decir, que más del 2 % de la población residente en Chile es de origen externo. El impacto de los inmigrantes en el mercado laboral chileno es aún mayor: el 4% de la fuerza laboral del país (de acuerdo a cifras oficiales está constituida por extranjeros (alrededor de 315.000 trabajadores).

Frente a este fenómeno, nos preguntamos qué impacto tiene esta llegada cada vez más importante de inmigrantes al país. Una hipótesis al respecto es lo beneficioso que resultaría para Chile el incremento de su población económicamente activa debido al envejecimiento de la población nativa, actual y pronosticada, que va en aumento.

El importante desarrollo económico de Chile (alrededor de 14.000 dólares de producto bruto per capita en el 2010), ha permitido, entre otras cosas, que la esperanza de vida de la población se eleve, y por lo tanto, que una proporción mayor de la misma viva más tiempo. Hoy, un chileno promedio suele alcanzar los 74 años de edad. Y la tendencia es al alza: en 2010 el 12.9% de la población superaba los 60 años de edad, y se prevé que en 2050 esta cifra llegará al 28.2%. Esta situación, sumada a la baja tasa de natalidad (14,46/1000 nacidos vivos en el 2010, la más baja de América Latina), está llevando a Chile a enfrentar un panorama de envejecimiento de su población similar a la del resto de los países de la OCDE.

A lo anterior debemos agregar el hecho de que la fuerza laboral actual de Chile está constituida, en su mayoría, por personas que superan los 34 años de edad: aproximadamente el 65,3% de los trabajadores en el trimestre febrero-marzo-abril de 2011 tenían 34 años o más. Por consiguiente, la población joven (15 a 34 años de edad) solo constituye un 34,7% del total de la fuerza de trabajo, de acuerdo a estadísticas publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Véase el Gráfico 1.

Gráfico 1. Participación por grupos etarios en la fuerza laboral total de Chile
Fuente: Construcción Propia en base a cifras del INE (2011). 

Si realizamos una comparación con relación al mismo trimestre, pero en el año 2010, se verá que la evolución de la fuerza de trabajo joven en el total de la fuerza de trabajo del país fue negativa, mientras que en el caso de la fuerza de trabajo adulta fue positiva y además creciente en el caso de los últimos tramos etarios. Estos resultados vienen a constatar el envejecimiento de la fuerza de trabajo en Chile (véase el Gráfico 2). Una posible explicación para la baja tasa de participación laboral de los jóvenes, pudiera ser el hecho de que un número importante de jóvenes en Chile (más de 500.000), ni estudia ni trabaja.

Más allá de las razones específicas que llevan a esta evolución de la fuerza de trabajo en Chile, es claro que, a menos que haya una  reversión  en la tasa de natalidad del país (lo cual no parece ser el caso), el déficit de fuerza de trabajo joven chilena será incontenible para los próximos años y solo podrá ser cubierto con mano de obra extranjera.

Gráfico 2. Evolución de la participación en el total de la fuerza de trabajo de los distintos grupos etarios
(Trimestre Febrero-Marzo-Abril 2011 vs. Trimestre Febrero-Marzo-Abril 2010)
Fuente: Construcción propia en base a cifras del INE, 2011. 

En Chile, como en otros países en desarrollo, el crecimiento económico, y por tanto la creación de riqueza para la población, constituye un elemento prioritario de la política económica. El Gobierno ha planteado como meta para el 2020 convertirse en un país donde el ingreso por habitante alcance los 20.000 dólares al año. Semejante meta probablemente no esté muy lejos de cumplirse. Sin embargo, para su logro, se necesita crecimiento, lo que requiere la creación y desarrollo de infraestructura, o sea, de capacidades materiales para la producción de  bienes y servicios que  Chile  se  plantea. El Gráfico 3 contrasta el comportamiento de Chile durante los últimos 30 años frente al desempeño de Corea del Sur en el mismo período. Corea del Sur es una economía pequeña comparada con otros gigantes asiáticos, pero es un buen ejemplo de las aspiraciones de Chile para los próximos años en términos económicos. Es evidente la necesidad de formación de capital fijo, es decir, inversión para lograr estándares de desarrollo como los que se han establecido en el país. En el logro de lo anterior, es imprescindible una mano de obra abundante que posibilite la construcción de dicha infraestructura y la ponga en funcionamiento.

Gráfico 3: Producto Interno Bruto per cápita y Formación Bruta de Capital Fjo para Chile y Corea del Sur (1980-2009).
Fuente: Construcción propia en base a cifras del World Development Indicators, 2011.

Para que ello ocurra, Chile deberá constituirse en un país que genere incentivos para poder atraer mano de obra, especialmente mano de obra joven, que pueda cubrir los déficits poblacionales y de fuerza de trabajo que enfrentará el país en las próximas décadas.

Varios atributos, económicos, sociales, de estabilidad, dotan a Chile de características atractivas para la inmigración, y por tanto ya se constituye en un destino de importancia, y con el paso de los años y el incremento de los estándares de desarrollo, se transformará seguramente en un polo de atracción en la región.

Sin embargo, habrá que crear mecanismos en el país para facilitar la inmigración y la movilidad laboral, ya que las normativas chilenas de migración actuales no se corresponden con la realidad del país en materia migratoria, de manera que es necesario impulsar prontamente un cambio en ese sentido para no arriesgar el crecimiento y el desarrollo del país en las próximas décadas.

Autores:
Daymler O’Farrill
Economista. Investigador Area Economía y Trabajo, FLACSO-Chile

Diego Avanzini
Doctor en Economía
Coordinador Area Economía y Trabajo, FLACSO-Chile

Advertencia: Los contenidos de este documento son de exclusiva responsabilidad de su(s) autor(es) y no reflejan necesariamente la opinión de FLACSO-Chile o la Red FLACSO internacional.

Personajes Ilustres

  • Ángel Flisfisch

    Nació en Santiago de Chile en el año 1941. Realizó sus estudios superiores en la Universidad de Chile, egresando…

    Leer más
  • Alain Touraine

    Es un sociólogo francés nacido en Hermanville sur Mer el año 1925. En 1950 se graduó de la École Normale Superieure…

    Leer más
  • Luis Razeto

    Nació en Los Andes el 26 de julio de 1945. Es de nacionalidad chilena e italiana vive en Santiago de Chile. Es profesor de Filosofía, Licenciado…

    Leer más
Red Flacso

 

Convenios